Defensoría alerta por grave situación en Tumaco, en seis días se registraron 14 homicidios

Tomado de: El Espectador
Link: https://www.elespectador.com/noticias/nacional/defensoria-alerta-por-grave-situacion-en-tumaco-en-6-dias-se-registraron-14-homicidios-articulo-732404

Lo que el Gobierno definió como la región donde se pondría en marcha el plan piloto del posconflicto, se ha venido convirtiendo en una bomba de tiempo. Así lo hizo saber este martes la Defensoría del Pueblo a través de un comunicado en el que señala que se han emitido dos alertas tempranas sobre la situación humanitaria por la que atraviesa la región de la costa pacífica nariñense.

En esta región las alertas empezaron con el aumento de los homicidiosespecialmente en la cuenca del rio Patía en Policarpa, Cumbitara, Barbacoas, Roberto Payán y Magüí Payan. 

En estas zonas, dice la Defensoría, hay una inminente situación que amenaza la situación humanitaria de los pobladores debido a la “ocurrencia de amenazas, homicidios, confinamientos y desplazamientos forzados”.

Y agrega el Ministerio Público: “De acuerdo con el informe Forensis del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en el 2016 se registraron 152 homicidios en San Andrés de Tumaco, y según información preliminar de la Policía Nacional y de la Secretaría de Gobierno, en el 2017 ocurrieron 222, es decir, 70 casos más. Para la Defensoría del Pueblo es preocupante que la situación se agrave, ya que en tan solo seis días, entre el 29 de diciembre de 2017 y el 03 de enero de 2018, se registraron 14 homicidios en Tumaco, la mayoría de personas jóvenes”.

Precisamente, este lunes 8 de enero las autoridades de Policarpa (Nariño) registraron el asesinato de cuatro personas en el corregimiento Santa Cruz, vereda de Santa Rosa.  La información preliminar apunta a que los homicidios ocurrieron como parte de la disputa de territorio entre el Eln y “otro grupo armado ilegal”; y que además de los muertos tres pobladores fueron llevados amarrados y hasta el momento no se sabe de su paradero.

Además de esta situación, la Defensoría informa que “en el barrio Bello Horizonte de Barbacoasel pasado 2 de enero, asesinaron a dos menores de edad, de 13 y 14 años. Y ese mismo día, en la vereda Piscuandé de Roberto Payán, fueron encontrados tres cuerpos en alto grado de descomposición, con un letrero que decía ‘feliz navidad y próspero año nuevo’”. 

Todos estos hechos han alertado a la Defensoría que asegura que podrían aumentar y continuar las amenazas “contra líderes sociales, autoridades étnicas, defensores de derechos humanos y autoridades locales”.

A lo que se añadiría el “reclutamiento y utilización ilícita de niños, niñas y adolescentes”, al igual que las extorsiones, los desplazamientos individuales y masivos y la siembra de minas y artefactos explosivos.

Para el Ministerio Público lo que viene ocurriendo en esta región se debe al interés de los diversos actores violentos en ocupar los territorios abandonados por las Farc, así como las economías de la droga o la minería ilegal. Incluso, advierte del surgimiento de un grupo integrado por disidentes de la exguerrilla en proceso de reintegración el cual “se autodenomina ‘Guerrillas Campesinas’, ‘Resistencia Campesina’, ‘Guerrillas Unidas del Pacífico’, ‘Los del Vaca’ y ‘Los de Sábalo’”. Otro factor de riesgo definido por la Defensoría es el choque entre el Eln y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), más conocidas como Clan del Golfo.

También advierte el Ministerio Público que los programas de apoyo de sustitución de cultivos ilícitos “se ha constituido en un factor de muy alto riesgo para los alcaldes” de estas veredas y municipios.

La recomendación de la Defensoría de reforzar con presencia militar y policial a Tumaco y la costa nariñense coincide con el envío ayer de 2.000 soldados desde la base militar de Tolemaida hacia esta región para retomar el control del pacífico nariñense. 

Pese a esto, el mismo organismo advierte que “la grave problemática humanitaria y social de esa región requiere una respuesta integral del Estado” que pasan por el acceso a servicios básicos de educación, salud, trabajo, agua potable y saneamiento básico.